Tu navegador (Internet Explorer 7 o anterior) está obsoleto. Tiene fallas de seguridad y no puede mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprende a actualizar su navegador.

X

Navegar / buscar

El juego de Ender (reseña)

Hay veces que da igual lo que uno quiera, sino lo que uno debe hacer. Cuando la supervivencia es lo que cuenta, la felicidad es secundaria. Poco importa lo que nos gustaría hacer cuando el deber nos llama; simplemente, hay que obedecer y acarrear con dicha responsabilidad hasta las últimas consecuencias. Incluso si solo eres un niño.

La temporada 2011-2012 del club de lectura de ciencia ficción del Vapor Badia, donde soy asiduo desde ese mismo curso, empezamos con el que para mí es uno de los mejores libros jamas escritos, El juego de Ender. Tal vez, así de entrada parezca algo exagerado, pero la historia te atrapa desde el principio y avanza con más que buen ritmo durante todo el libro. Sus personajes tienen ese carisma tan especial de las grandes obras, de esos que no te dejan indiferente, y que nunca más vas a olvidarlos.

Primera portada del juego de Ender
Primera portada del juego de Ender

La historia transcurre en una sociedad militarizada debido al miedo de otra invasión por parte de los insectores, una raza alienígena altamente beligerante que atacó sin piedad a la raza humana. A raíz de estos sucesos, el gobierno mundial creó la Flota Internacional para poder defenderse ante tan hostil enemigo y, llegado el momento, devolverle el golpe. Pero hasta el momento solo ha conseguido defenderse de dos invasiones, y muy a duras penas.

La acción empieza décadas después, cuando Andrew «Ender» Wiggins, nuestro protagonista, le retiran el monitor que lleva implantado (se trata de un aparato diseñado para observar la vida del chiquillo y, luego, decidir si es apto o no para servir en la FI). Es un momento importante, no solamente porque puede marcar el futuro del chiquillo en cuestión, sino también por el hecho de que él es un tercero, algo poco habitual en una sociedad limitada a tener dos hijos por matrimonio. Sin embargo, a sus padres les otorgaron el permiso para el tercero ya que su dos hermanos mayores resultaron ser brillantes, pero no lo suficiente para la FI. Y ya se conoce el dicho: «a la tercera, va la vencida».

Graff y Ender por TheChaoticKnight
Graff y Ender por TheChaoticKnight

El Juego de Ender, escrito por Orson Scott Card y publicado en 1985, ganador tanto del premio Hugo como del premio Nebula, tiene su origen en un cuento de ciencia ficción del mismo autor publicado en 1977 en la revista Analog. El libro nos ofrece, además de una intrigante trama, una visión  muy realista sobre las relaciones entre niños-alumnos y adultos-profesores, el valor de la amistad, la presión que ejercen nuestros enemigos y cómo el juego ayuda a enseñar al niño y prepararlo para el futuro.

No obstante, Orson S. Card no se conformó con mostrarnos la dura vida en la escuela de batalla. Los hermanos de Ender, Peter y Valentine, también nos demostraran su talento en una Tierra marcada por una escalada de tensión entre los grandes estados que la dominan. Gracias a esto, el lector podrá verse inmerso en un universo rico en detalles y lleno de intrigas y emociones, dándonos a conocer un posible futuro más que creíble.

En conclusión, recomiendo encarecidamente este libro, especialmente si eres algo reticente hacia la ciencia ficción (si la conoces, seguro que ya lo has leído), porque te abrirá las puertas a este apasionante genero.

Y, recordad: «la puerta del enemigo está abajo».

Tributo al Juego de Ender por ziwu
Tributo al Juego de Ender por ziwu

Comentarios

Emy
Respuesta

Gracias por habérmelo recomendado, Alfons. Es un libro muy entretenido que lo mismo lo puede leer un niño de once años que un adulto, y fascinar a ambos. Muy recomendable, especialmente, a los que aún no se han aficionado a la lectura, porque te atrapa desde la primera línea, es fácil de leer y solo tiene 333 páginas que se leen de un tirón.
Yo añado esta inquietante frase que aparece en la contraportada del libro: «En el momento en que entiendo a mi enemigo lo suficientemente bien como para derrotarle, le quiero. Y entonces, cuando le quiero, le destruyo». Cuando leáis el libro la entenderéis.
Saludos^^

Dejar un comentario

nombre

correo electrónico (no publicado)

sitio web