Tu navegador (Internet Explorer 7 o anterior) está obsoleto. Tiene fallas de seguridad y no puede mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprende a actualizar su navegador.

X

Navegar / buscar

Mil-Tech

La Space Opera comprende obras como Star Wars y Flash Gordon y otras como Star Trek y Battlestar Galactica. Sin embargo, cada vez más gente se muestra disconforme en considerar que las dos primeras son ciencia-ficción, pero admiten que las dos segundas sí lo son. Entonces, ¿por qué unas sí y otras no? ¿Cómo podríamos diferenciarlas? Creo haber encontrado la solución, y la he llamado Mil-Tech.

Tira del cómic de Flash Gordon
Tira del cómic de Flash Gordon

Personalmente, soy de los que creen que obras como Star Wars y Flash Gordon no son ciencia-ficción, sino que son pura fantasía con todas las de la ley. En ambas obras, la ciencia no tiene ninguna importancia y la tecnología es tratada como si fuera algún tipo de magia más. En cambio, nadie podría concebir Star Trek sin ciencia, y lo mismo para otras muchas obras como sería el caso de Battlestar Galactica, Babylon 5 o Star Gate, donde las tecnologías son un pilar importante del desarrollo del argumento.

¿Qué es la ciencia-ficción?

Una gran pregunta de difícil respuesta concreta. Sin embargo, hay una cosa que su nombre especifica: ficción sobre la ciencia. Esto implica que su base radica en la especulación sobre las ciencias, sean del carácter que sean. Si cogemos esta premisa, la especulación científica, y la aplicamos a las obras catalogadas como Space Opera, nos encontramos que muchas que no superan este filtro y que tal vez fueron catalogadas como sci-fi únicamente porque salen naves espaciales y otras cosas galácticas.

Llegados a este punto, nos encontramos con una importante división dentro de la Space Opera. Sin embargo, encontré un punto más de discordancia que acentúa todavía más esta división: el romanticismo, es decir, las emociones por encima de lo racional. Y este es otro motivo más por el cual considero que dichas obras son fantasía en vez de ciencia-ficción.

Recapitulando: en la Space Opera hay obras que priman la ciencia, típico de la ciencia-ficción, y otras que priman las emociones, típico de la fantasía.

Un ejemplo de lo que es Space Opera pero no Sci-fi: Star Wars.

Fotograma de El retorno del Jedi
Fotograma de El retorno del Jedi

Nadie negará que el Episodio IV es la típica trama de un pequeño grupo de héroes rescatando a la princesa para luego derrotar a los malos que amenazan a la libertad y a la justicia; lo que viene a ser un ideal muy romántico. La misma idea se extiende en los demás capítulos y sirve de base para su desarrollo, y pocas veces vemos alguna referencia científica, y menos aún que afecte al progreso de la historia. Pero ese universo tiene una tecnología muy importante para los seres que lo habitan, entonces, ¿qué es si no es una especulación científica?

Si analizamos susodicha tecnología, pronto comprobamos que simplemente funciona porque sí, sin necesidad de una explicación (curiosamente, la explicación más científica en toda la saga la encontramos con los midiclorianos, que a mi parecer, era donde menos se necesitaba). Y siendo sinceros, tampoco hace falta una base científica. ¿Que importancia tiene si esta tecnología funciona como la magia?, personalmente creo que ninguna mientras que sea verosímil. Sin embargo, esta falta de “rigor científico” lo descarta como obra de ciencia-ficción.

¿Y las demás obras de Space Opera que sí son Sci-Fi?

La estación Babylon 5 rodeada de naves.
La estación Babylon 5 rodeada de naves.

Lo primero que observé, y pronto me puse a analizar, es que todas estas creaciones tienen un punto en común: jerarquía militar. Y luego me cuestioné el porqué, y la respuesta es simple: la creencia popular dice que los militares siempre tienen la mejor tecnología. Los aviones más rápidos, militares; los todo-terrenos más versátiles, militares; los barcos más manejables, militares; los trajes más resistentes, militares; y un sinfín de cosas más, militares. Por lo tanto, es natural que existan obras que especulen sobre esta tecnología, y debería ser un género en sí y dentro de la ciencia-ficción. Y a eso le llamo Mil-Tech.

Lo cierto es que dentro de la ciencia-ficción siempre ha existido cierta fascinación por el mundillo militar . Tal vez uno de los motivos sea que a principios de siglo XX, cuando se inició la sci-fi, también nacía el futurismo con su manifiesto (destacar el punto 9, y no solo por lo machista que es), o tal vez sea porque la mayoría de los primeros seguidores de la ciencia-ficción eran hombres, o por una combinación de ambos factores. Sea cómo sea, la ciencia-ficción está llena de ejércitos hipertecnológicos, y muchas de estas obras han acabado catalogadas como Space Opera.

Definiendo Mil-Tech.

Fotograma de la serie Star Gate
Fotograma de la serie Star Gate

Dentro de la ciencia-ficción hay muchas obras centradas en organizaciones militares y similares (ya sean grupos paramilitares o que siguen un régimen castrense con una jerarquía definida) dotadas siempre con la mejor tecnología disponible, incluyendo el acceso a prototipos. Algunos ejemplos típicos serían Star Trek y Star Gate, en donde encontramos una jerarquía castrense y la mejor tecnología disponible en sus respectivas sociedades. Por lo que tenemos:

  • Base argumental de tipo militar
  • Tecnología de vanguardia aplicada en lo militar.

Destacar que, por los conocedores de Star Gate, esto implica que no tiene por qué situarse en un futuro hipotético, sino que también se puede dar en el presente.

Nada es 100% puro.

Como ya he dicho, y a riesgo de hacerme repetitivo, que Star Trek y Star Gate serían dos ejemplos claros del Mil-Tech, y también podríamos considerar Babylon 5 y Battlestar Galactica (la nueva) del mismo género. Sin embargo, hay muchos cruces entre géneros, aunque normalmente siempre hay uno claramente dominante, y en ambas obras nos encontramos militares como protagonistas de la historia y una importancia de la tecnología, pero… también hay cierto componente místico, incluso religioso. Sin embargo, y a pesar de que en BSG el misticismo es crucial para el desarrollo de la trama, no lo aparta de la ciencia-ficción, ya que este misticismo sirve para complementar y fortalecer el universo creado, pero no interfiere en la componente especulativa.

Conclusión.

La Space Opera más convencional y conocida debería considerarse como un género más dentro de la fantasía en vez de serlo de la ciencia-ficción:

  • Ambientación galáctica.
  • Tecnología mágica, sin necesidad de una base científica.
  • Historias épicas de buenos contra malos.

El Mil-Tech es un género de ciencia-ficción centrado en la especulación de la tecnología militar:

  • Ambientación castrense.
  • Tecnología basada en la especulación científica.
  • Suelen ser historias de guerras, batallas o exploraciones.

Los géneros de la ciencia-ficción.

La inclusión del Mil-Tech y la eliminación Space Opera (que pasaría a la fantasía) cambia los subgéneros de la ciencia-ficción. Por lo que yo propongo lo siguiente:

  • Soft Sci-Fi: Cómo la ciencia y la tecnología afectan a las personas y a las sociedades.
  • Hard Sci-Fi: Especulación pura sobre posibilidades científicas.
  • Mil-Tech: Aventuras con militares y su tecnología de vanguardia.
  • Distopía: Un futuro nefasto.
  • Ucronía: Algo ha cambiado en el pasado y la historia es diferente.

Dejar un comentario

nombre

correo electrónico (no publicado)

sitio web